New Muslims APP

La emigración a Medina: enseñanzas para nuevos musulmanes

La emigración a Medina: enseñanzas para nuevos musulmanes
La emigración a Medina: enseñanzas para nuevos musulmanes
La emigración a Medina: enseñanzas para nuevos musulmanes

La emigración a Medina: enseñanzas para nuevos musulmanes

Autor: Mohsen Haredy

La primera comunidad de musulmanes sufrió mucho antes de que se les ordenase que dejasen Medina para irse a Meca.

La persecución de los musulmanes se intensificó especialmente después de la muerte de Jadiya, la amada esposa del Mensajero, y del tío del Profeta, Abu Talib. Se hizo necesario entonces buscar una nueva tierra donde plantar la semilla del Islam para transmitir la palaba de Dios y para establecer y practicar el Islam en un entorno seguro y receptivo.

No voy a hacer un repaso detallado por los eventos de la emigración del Profeta a Medina. La narración de estos eventos se puede encontrar en la colección de hadiz de Al-Bujari (hadiz no. 245). Sin embargo sí voy a mencionar algunas enseñanzas que se pueden sacar de este gran evento en la historia del Islam.

Después de que les llegase la orden de emigrar a Medina los musulmanes dejaron atrás todo lo que amaban: sus familias, amigos, su tierra, etc. ¿Por qué hicieron esto? Porque pusieron su confianza en Dios y tuvieron esperanza en Su Misericordia de que Él les daría apertura. En Medina los musulmanes era libres de practicar su religión y pudieron establecer un nuevo estado.

Los nuevos musulmanes pueden aprender de esta lección que hay luz al final del túnel. Puede que se os trate mal y seáis ridiculizados por vuestras familias, amigos y vecinos, en este caso hacer como los primeros musulmanes hicieron: llevar las dificultades con paciencia. Puedes estar seguro de que tú decisión de abrazar el Islam no te defraudará.

Pon tu confianza en Dios

Nada en este mundo debe de hacerte abandonar. Fíjate en cómo se comportó el Profeta cuando estaba en la cueva y la gente de Quraish le perseguían. Su amigo Abu Bakr dijo: “Estaba en la compañía del Profeta en la cueva y viendo indicios de los incrédulos dije: “Oh mensajero de Allah, si uno de ellos levantase su bota nos vería”. Él dijo: “Que piensas de dos cuyo tercero es Allah” (Al Bujari).

Pon tu confianza en Allah y estate seguro que Él siempre está ahí para ayudarte.

A pesar de que los Quraish eran hostiles al Profeta y querían poner final a su vida y su mensaje le solían llamar el “que dice la verdad” el “digno de confianza”. Le solían confiar sus cosas de valor ¡qué contradicción!

Su honestidad fue puesta a prueba cuando se le ordenó emigrar.  ¿Qué haría con los objetos de valor que le habían sido confiados? ¿Se los daría a sus seguidores? No, por el contrario le pidió a su primo, Ali ibn Abi Talib, que retrasara su salida tres día que pudiera devolver los objetos a sus respectivos dueños.

Aprendemos de esta situación que cuando se te pone a prueba no puedes olvidar tus principios. No olvides lo que tu religión te pide que hagas. El Islam te insta a que seas honesto con todo el mundo, musulmanes y no musulmanes. Si un compañero o amigo te confía algo y resulta que no estás de buenas con él, no te pongas excusas para faltar a esta confianza. Se lo debes de devolver inmediatamente. De esta manera le estarás enseñando algo del código ético de los musulmanes.

Un guía profesional

Cuando el Profeta y Abu Bakr decidieron dejar Meca querían hacerlo de forma profesional. Por lo que alquilaron los servicios de Abdullah ibn Urayqit, un no-musulmán que era guía profesional en Meca para que les guiara. Aishah (r.a.) transmitó que: “El Profeta de Allah y Abu Bakr alquilaron los servicios de un hombre que era de la tribu de Bani Al-Dil de la familia de Bani `Abd ibn `Adi como guía experto, y este estaba aliado con la familia de Al-`As bin Wa’il Al-Sahmi y seguía la religión de los Quraish. El Profeta y Abu Bakr confiaron en él y le dieron las dos hembras de camello y le tomaron la promesa de que traería las dos camellas a la montaña de “Thawr” por la mañana tres días después. Y (cuando salieron) ‘Amir ibn Fuhairah y el guía fueron con ellos y los guiaron por la costa”. (Al Bujari)

Aprendemos de esta situación que no hay problema en buscar la ayuda de gente de otras creencias siempre y cuando estén cualificados y tengan más experiencia que los musulmanes. Si sucede que un nuevo musulmán está en dificultades y la solución a sus problemas está en la mano de alguien que pertenece a otra religión, debería buscar su ayuda siempre que sea una persona de confianza.

Si hay un puesto vacante para un trabajo y dos personas aplican, el Islam te enseña que la aptitud viene antes que la piedad. Coge al profesional incluso aunque no sea musulmán. Haciendo esto le estás haciendo un favor al musulmán, aprenderá más para poder ser aceptado le próxima vez.

En Medinah  

Después de que el Profeta llegase a Medinah la gente de Medinah le dio la bienvenida y le protegió como protegerían a sus familias y a ellos mismos. El Profeta ordenó que cada uno de los ‘Ayudantes’ (de los Ansar, la gente de Medinha) tendría a un Emigrante (Muhajir, la gente de Meca) como hermano. En su nueva vida después de haberse convertido los nuevos musulmanes deben de interactuar con la comunidad musulmanes y deben adoptar las costumbres de esa comunidad. Lo nuevos musulmanes son los “Emigrantes”  y las comunidades musulmanes son los “Ayudantes” (Ansar). Las comunidades musulmanes deben de dar la bienvenida a los nuevos musulmanes y ayudarles. Otra enseñanza importante de la Hijrah del Profeta es cómo este se acercaba a aquellos que mostraban interés en el Islam. Cuando se reunión con la primera delegación de Khazraj solo les habló del Islam y les animó a que leyesen el Quran. Al año siguiente les habló de los actos de adoración y de las formas y virtudes. En el segundo pacto de Aqabah los Ansar aceptaron proteger al Profeta y sus seguidores como hemos mencionado anteriormente.

Así es como debemos relacionarnos con los nuevos musulmanes. Primero deben ser convencidos de la Unidad de Dios. Más adelante pueden aprender cómo hacer la oración, pagar el Zakat, ayunar, etc.

Se debe de hacer notar que lo que celebramos en el mes de Muharram es el principio de la aplicación del nuevo calendario, ya que la emigración del Profeta tuvo lugar en el mes de Rabi’ al-Awal, no en Muharram.

Hagamos el nuevo año Hijri un nuevo comienzo para todos.

Hagámoslo un momento de cambio en nuestras vidas.

Empecemos una nueva página.

Purifiquemos nuestra intención y busquemos solo la complacencia de Dios, el Todopoderoso.

Apliquemos el verdadero significado de la Hijrah, como dijo el Profeta: “Un emigrante es aquel que abandona lo que Allah ha prohibido”. (Al Bujari)

 ***********************

Mohsen Haredy es el editor jefe de E-Da’wah Comitee (EDC) en Kuwait. Ha sido el jefe de edición de Reading Islam, una website afiliada a IslamOnline.net. Se graduó en la Universidad de Al-Azhar y obtuvo su MA en literatura de Hadiz de le Universidad de Leiden, Holanda donde actualmente está cursando su PhD. Su área de interés son las mujeres eruditas del Hadiz.  

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.