New Muslims APP

Qué es el ijlâs (sinceridad) y cómo buscarlo

El primer paso hacia la sinceridad es aceptar su dificultad y reconocer que adquirir, conservar y recuperar el ijlâs es una tarea para toda la vida que termina con tu último aliento
El primer paso hacia la sinceridad es aceptar su dificultad y reconocer que adquirir, conservar y recuperar el ijlâs es una tarea para toda la vida que termina con tu último aliento
Por: Redacción

Cuando uno prepara su equipaje para encontrarse con el Señor de los mundos, no hay nada más importante que verificar que el ijlâs (sinceridad). El Altísimo dice:

Así pues, el que espere el encuentro con su Señor que actúe con rectitud y que al adorar a su Señor no Le asocie a nadie. [Surah Al-Kahf, Versículo 110]

Este versículo encarna los dos pilares de la aceptación. Quien espera ser aceptado por su Creador y Señor, y espera vivir por la eternidad en Su Compañía, debe asegurarse de que estos dos ingredientes estén disponibles:

Sinceridad: es decir, no atribuir ningún asociado con Allah, glorificado y exaltado sea Él, en nuestras intenciones.

Actuar con rectitud: es decir, haciendo lo que has sido indicado como correcto y justo por el Mensajero, Muhammad, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él.

La sinceridad y actuar con rectitud es un resumen del Islam, y la esencia detrás de su primer pilar: No hay Dios excepto Allah (sinceridad), y Muhammad, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, es el Mensajero de Allah (justicia definida).

Sin embargo, el más importante de estos dos pilares es Ijlâs, ya que a veces puede compensar otras cosas, pero nada puede compensarlo. Como dijo un erudito: «Allah puede aceptar de ti media acción, pero no aceptará de ti media intención». Otros ilustraron la disparidad diciendo: «Una acción imperfecta que se hizo con sinceridad es como un pescador que va con un red defectuosa a un estanque con peces. En cuanto a la acción perfecta que se realizó sin sinceridad, es como un pescador que lleva una red perfecta a un estanque sin peces”. El primero puede atrapar algunos peces, a pesar de la red defectuosa, mientras que no hay posibilidad de que el segundo atrape nada, independientemente de lo impecable que sea su equipo.

Esto no implica socavar el segundo pilar en absoluto, sino que simplemente tiene como objetivo dimensionar las cosas correctamente. De hecho, la verdadera sinceridad requerirá que uno siga al Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él. Si una persona está genuinamente buscando el placer de Allah, glorificado y exaltado sea Él, este se preguntará qué es lo que realmente agrada a Allah y, a su vez, descubrirá que no es más que el camino perfecto de Su mensajero, Muhammad, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él.

Definición de sinceridad -Ijlas-.

Lingüísticamente, ijlâs significa separar y distinguir. Yahya ibn Muhadh ar-Râzi dijo: «Ijlâs es filtrar las acciones de cada defecto, así como la leche se filtra entre la sangre y el quimo». En eso, se refería a las palabras del Altísimo:

Os damos de beber de lo que hay en sus vientres, entre quimo y sangre: una leche pura, fácil de ingerir para quien la bebe. [Sura An-Nahl, verso 66]

El beneficio de conocer los orígenes de este término, y no conformarse solo con la traducción «sinceridad», se encuentra en darse cuenta de que ijlâs es un proceso activo, una tarea laboriosa y una subida cuesta arriba. Literalmente significa despojar nuestras intenciones de cualquier cosa que no sea el placer de Allah, glorificado y exaltado sea. Uno de los salaf solía decir: «Nada es más difícil para el ego que el ijlâs, porque no tiene nada que ver con él». En otras palabras, el  ego no obtiene nada (en una primera interpretación) entonces ¿por qué aceptarlo?

Darse cuenta de la dificultad

El primer paso hacia la sinceridad es aceptar su dificultad y reconocer que adquirir, conservar y recuperar el ijlâs es una tarea para toda la vida que termina con tu último aliento. Este era el entendimiento de las mejores generaciones. Sufyân ath-Thawri, quien llenó este planeta con su conocimiento, devoción y piedad, dijo: «Nunca encontré nada más difícil para mí que mi intención, y está cambia constantemente». De manera similar, cuando Imâm Ahmad ibn Hanbal fue preguntado sobre sus innumerables viajes y pruebas en la búsqueda y defensa de las ciencias religiosas, dijo: «Respecto a decir que todo (lo que hacemos) es para Allah, glorificado y exaltado sea Él, esa es una afirmación difícil». Otro del salaf dijo: «Un momento de ijlâs implica una eternidad de salvación, pero el ijlâs es realmente difícil».

Las conspiraciones del ego

Lo que ilustra la dificultad del ijlâs son las capas de falsas intenciones creado por el ego; muchas de los cuales son casi indetectables. Abu Hâmid al-Ghazâli hablaba cómo la mayoría de la gente cree que la falta de sinceridad solo radica en buscar el elogio de la gente, mientras que esta es solo la forma más simple y obvia de «alardear». Argumenta que, en realidad, riyâ ‘(presumir) aparece en cuatro grados, cada uno peor y más sigiloso que el anterior:

1) Actuar frente a las personas para ganarse sus elogios. Un ejemplo de esto es embellecer la oración debido a la presencia de espectadores. Una señal de esta forma de riyâ’ es que la acción se detiene o cambia cuando tal audiencia está ausente.

2) Actuar en privado mientras espera ser visto por la gente. Un ejemplo de esto es una persona que realiza oraciones nocturnas en reclusión, mientras desea que alguien descubra su dedicación. Una señal de esta forma de riyâ ’es que se siente feliz cuando se topa con él o deja el acto cuando no se lo reconoce.

3) Actuar en privado para sentirse piadosos. Un ejemplo de esto es una persona que alarga su oración en privado, para no sentirse culpable e hipócrita al embellecer sus oraciones por los espectadores. Una señal de esta forma de riyâ ’es que una persona solo es diligente con los actos de adoración que tienen una contraparte pública.

4) Actuar en privado, para adquirir estatus en los corazones. Un ejemplo de esto es una persona que reza por la noche, para que Allah, glorificado y exaltado sea Él, dirija a la gente hacia él en veneración durante el día. Una señal de esta forma de riyâ ‘es que una persona se enoja cuando no se la distingue, porque su corazón se siente con derecho a la mayor reverencia por lo «cercano» que está a Allah, glorificado y exaltado sea Él.

Nada de esto es ijlâs, ya que las tres primeras tratan de impresionar a las personas o a sí mismos, y la cuarta busca a Allah, glorificado y exaltado sea Él, como el medio y la gente como el objetivo (lo que lo convierte en la más lamentable).

Buscar la ayuda de Allah en la sinceridad

Después de considerar estas insinuaciones sigilosas que fluyen a través de las venas del ser humano, uno ahora comprende la importancia de esta súplica profética:

اللهم إني أعوذ بك أن أشرك بك وأنا أعلم وأستغفرك لما لا أعلم

allâhumma inny a ‘oodhu bika an ushrika bika wa ana a‘lam, wa astaghfiruka li mâ lâ a‘lam

¡Oh Allah! Busco refugio en ti de asociar a otros contigo teniendo conocimiento de ello, y busco tu perdón para cuando no lo tengo. [al-Bujari; al-Adab al-Mufrad (551)]

Este brillante Hadiz contiene dos gemas que se deben recogerse para nuestra búsqueda del ijlâs:

Miedo: recordando que hay momentos en los que de hecho asociamos a otros con Allah, glorificado y exaltado sea Él, sin darnos cuenta.

Esperanza: recordando que al invocar fervientemente a Allah, glorificado y exaltado sea, con este du‘â ’, esos venenos apenas discernibles pueden ser perdonados.

Dejemos que nuestro segundo paso hacia la sinceridad sea confiar en Allah, glorificado y exaltado sea, para que nos rescate de esta red enredada que nos impide la dulzura de complacerlo y la dicha de sentirnos cerca de Él.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.