New Muslims APP

Parábolas sobre la luz y la oscuridad en el Corán

El Corán nos propone dos parábolas sobre la luz y la oscuridad, que no son un forma metafórica de hablar, sino algo que se experimenta
El Corán nos propone dos parábolas sobre la luz y la oscuridad, que no son un forma metafórica de hablar, sino algo que se experimenta
Por: Dr. Abou el Fadl

La verdad intrínseca y por excelencia de ser musulmán es caminar en el camino de la luz para alcanzar la luz, vivir en la luz, morir en la luz y resucitar en la luz. Gran parte del Corán nos advierte sobre la oscuridad dentro de nosotros y la que los seres humanos son capaces de crear. Allah nos habla en el Corán sobre la luz y la oscuridad a través de dos parábolas.

La oscuridad no es una categoría filosófica, sino que a menudo es una categoría intuitiva con manifestaciones físicas, como la pobreza, la crueldad o la falta de empatía, misericordia o compasión. Es característico de la ausencia de Dios o la corrupción de lo divino. Lo experimentamos y lo encontramos. El Corán nos retrata la diferencia entre el camino de la luz y el camino de la oscuridad en dos parábolas poderosas.

Esos son los que han cambiado la guía por el extravío; su negocio no ha prosperado y no están guiados. Se parecen a quienes encienden un fuego y cuando alumbra en torno a ellos, Allah se lleva la luz y los deja a oscuras, sin ver. Sordos, mudos y ciegos, no podrán volver (de su extravío). O como el que está en medio de una tormenta donde hay tinieblas, truenos y relámpagos. El estampido del rayo al caer, les hace taparse los oídos por temor a la muerte. Pero Allah tiene rodeados a los incrédulos. A punto está el relámpago de quitarles la vista. Cada vez que les alumbra andan, pero cuando se hace oscuro, se detienen. Si Allah quisiera les quitaría el oído y la vista. Es verdad que Allah tiene poder sobre todas las cosas. (2:16-20)

En Surah Al-Baqarah (Corán 2:16), una de las parábolas más poderosas del Corán llama a: «Los que han cambiado la guía por el extravío«. Nos habla de aquellos que comienzan con una aspiración a la guía, pero se distraen, confunden y se pierden. El Corán explica: “Se parecen a quienes encienden un fuego y cuando alumbra en torno a ellos, Allah se lleva la luz y los deja a oscuras, sin ver”. (Corán 2:17)

Una persona puede tener la intención o el deseo intuitivo de luz. Sin embargo, el fuego que encienden le causa ceguera. El fuego que se enciende podría ser el de la retórica religiosa, la riqueza material, la ley, la adoración pública o el prestigio. Los seres humanos a menudo olvidan que la luz verdadera proviene de la luz interior, y la guía verdadera solo proviene de la intimidad y la relación con Dios. Dios no se lleva la luz de una persona a menos que ellos mismo sean responsables de ello. Dios nos dice que Dios está más cerca de nosotros que nosotros mismos, pero no lo sabemos.

Allah comenta sobre las personas que no logran construir una relación íntima con Dios. A pesar de este fuego que encendieron para darles la bendición de la luz, existen en la oscuridad como sordos, mudos y ciegos (Corán 2:18). Debido a que confiaban en el mundo físico y sus sentidos físicos como sensores de la verdad, siguió siendo un fenómeno físico. La verdadera comprensión solo proviene del toque de lo Divino.

Los seres humanos existen en un estado persistente de ansiedad y cuestionamiento constante. Por cada prueba y tribulación en su vida, se sienten atrapados por la ansiedad y metafóricamente ponen sus dedos en sus oídos, exactamente como una persona que pierde de vista a Allah.

Sin embargo, ningún ser humano queda sin gracia y sin posibilidad de luz. Allah envía señales de las bendiciones de Allah en el camino de una persona. Cada vez que hay un rayo, uno puede ver un poco y comenzar a caminar hacia lo divino. Por ejemplo, cuando se presenta una dificultad como la muerte de un ser querido, la pérdida de un trabajo o el divorcio, uno puede responder acercándose a Allah a través de más oraciones, o leyendo el Corán, etc. Sin embargo, si nuestra luz interna no es desarrollada y usada para ver a través del corazón en lugar de a través de los sentidos físicos, podremos caminar en la luz y estar cerca de Dios por un corto tiempo solo para caer de nuevo en la oscuridad y los viejos hábitos cuando la dificultad desaparezca.

¿Por qué ser musulmán? Porque los musulmanes son personas de luz y un verdadero musulmán emite luz. Esta luz se manifiesta en todo lo que es característico de lo Divino. Si un musulmán no manifiesta los atributos de lo Divino, entonces son como la persona que encendió el fuego, pero existe en la oscuridad.

Para ser un verdadero musulmán guiado, la luz interior debe emanar de nosotros, y las características de lo Divino deben ser visibles en nuestro comportamiento. Deberíamos dejar en el mundo una huella de misericordia, amabilidad, belleza, justicia y equidad.

Otra parábola poderosa en Surah al-Nur son los versículos 24:39-40.

Y los que se niegan a creer, sus acciones son como un espejismo en un llano; el sediento cree que es agua hasta que al llegar a él no encuentra nada, pero sí encontrará a Allah junto a él, que le retribuirá la cuenta que le corresponda. Allah es Rápido en llevar la cuenta.O son como tinieblas en un mar profundo al que cubren olas sobre las que hay otras olas que a su vez están cubiertas por nubes. Tinieblas sobre tinieblas. Cuando saca la mano apenas la ve. A quien Allah no le da luz, no tendrá ninguna luz. (24:39-40)

Vivimos en la existencia ajenos a la inevitabilidad de que moriremos, y que la única verdad que quedará después de la muerte de las generaciones venideras, es Dios. Es como si Dios nos estuviera diciendo, cree lo que quieras. Todo es como un espejismo en el desierto; No tiene ninguna verdad interna. Cuando todo esté dicho y hecho, Dios estará allí. Dios te recibirá, lo creas o no.

Aquellos que no quieren pensar en la muerte, que se distraen y que ignoran la verdad existen dentro de capas de falsa percepción, llegan al punto de dudar de su propia realidad como si ni siquiera pudieran ver sus manos en la oscuridad.

La única forma de salir de la oscuridad es ser tocado por la mano de Allah para que la luz crezca dentro, y ya no estés preocupado por la oscuridad, la ansiedad o las distracciones del mundo material, sino que tu corazón está con Allah. Busca la luz, no el espejismo. No enciendas el fuego y luego te quedes ciego porque estás distraído, resentido, desesperado o enojado. El fuego en sí podría ser un engaño porque creías que la luz vendría del fuego y no de Allah.

Puede ver este Jutba en ingles:

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando...

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.