New Muslims APP

Paz y no violencia: un ejemplo de la vida del Profeta

Paz y no violencia: un ejemplo de la vida del Profeta

La paz y la no violencia es la llave maestra que abre las puertas a todo éxito
La paz y la no violencia es la llave maestra que abre las puertas a todo éxito

Por: Mawlana Wahiduddin Khan

A menudo hablamos de paz en el contexto de la guerra. Pero esto se trata de una noción muy estrecha y restringida de la paz. La paz está profundamente ligada a la totalidad de la vida humana. La paz es una ideología completa en sí misma. La paz es la única religión para ambos: el hombre y el universo. Es la llave maestra que abre las puertas a todo éxito. La paz crea un ambiente favorable para el éxito en cada esfuerzo. Sin paz, ninguna acción positiva, pequeña o grande, es posible.

Evitar la confrontación

El año después de sufrir el Asedio de la trinchera, en el 628 dC, el Profeta Muhammad tuvo un sueño. En ese momento estaba en Medina. En el sueño, se vio a sí mismo y a sus Compañeros visitando la Casa de Dios en La Meca. Sus compañeros se alegraron mucho de escuchar esto, porque significaba que, después de un lapso de seis años, pronto iban a ir a La Meca y visitar la Kabah.

De acuerdo con este sueño, el Profeta partió hacia la Meca con 1400 de sus Compañeros. Cuando llegaron a un lugar llamado Ghadir Ashtat, se enteraron de que la noticia de su viaje había llegado a los Quraysh. Los Quraysh eran una poderosa tribu que controlaba la Meca. El Profeta había nacido en el clan Banu Hashim de los Quraysh, pero cuando comenzó a predicar el Islam en la Meca en el año 610 dC, muchos miembros de los Quraysh se hicieron sus firmes opositores. Esta es la razón por la cual dejó la Meca en 622 DC y emigró a Medina.

Indignados ante la idea de que los musulmanes visitaran la Kabah, los Quraysh organizaron un ejército y se propusieron impedir que el Profeta y sus Compañeros entraran en la Meca, aunque era contrario a la tradición árabe impedir que alguien visitara la Kabah. El Profeta estaba actuando bajo la inspiración divina; tal vez por eso se mantuvo tranquilo cuando oyó la reacción del Quraysh. Sus informante le dijeron que Jalid ibn al-Walid había avanzado con doscientos hombres de caballería a un lugar llamado Ghamim con la intención de bloquear el camino de los musulmanes. Al oír esto, el Profeta cambió de ruta, desviándose de a la frecuentado hacia una ruta poco conocida y ardua, lo que lo llevó a Hudaybiya. De esta manera, evitó enfrentarse al ejército de Khalid.

Así es como el historiador Ibn Hisham, en su biografía del Profeta, describe estos acontecimientos:

«¿Quién nos puede mostrar un camino que no esté ocupado por los Quraish?» Preguntó el Profeta. Uno de sus Compañeros se ofreció a hacerlo y luego procedió a guiar a los musulmanes por una ruta que conducía a través de pases arduos, rocosos y montañosos. Cuando lo hicieron y llegaron a una llanura, el Profeta les pidió que buscaran el perdón de Dios y se volvieran hacia Él y lo hicieron. Fue obviamente un momento difícil para los musulmanes, pero enfrentaron esta prueba con paciencia y perseverancia. Este había sido el camino establecido por Dios para ellos. Incluso la menor vacilación en seguir ese camino debía considerarse una transgresión, para la cual había que buscar el perdón. Es por eso que el Profeta instó a sus seguidores a arrepentirse y buscar el perdón de cualquier debilidad o irritabilidad que puedan haber mostrado en ese momento impositivo. Las dificultades debían enfrentarse a la fortaleza. Ningún impulso debía hacer que uno se desviara del camino de Dios».

Con el fin de examinar la situación, el Profeta hizo una parada en Hudaybiya, situada a unos 15km de la Meca. Desde Hudaybiya envió a Jarash ibn Umayyah en camello para informar a los Mequíes que los musulmanes habían venido a visitar la Casa de Dios, no a la batalla. Al llegar a la Meca, el camello de Jarash fue sacrificado, y se intentó asesinarlo también a él, pero de alguna manera logró escapar y regresar a Hudaybiya.

El Profeta entonces designó a Uzman para apelar a los mequíes a abstenerse de hostilidades y decirles que los musulmanes regresarían tranquilamente a Medina después de realizar los ritos de Umrah. Los mequíes no quisieron escucharle y lo tomaron prisionero. Más tarde Mikraz ibn Hafs, junto con cincuenta hombres, atacó a los musulmanes por la noche, con piedras y flechas. Mikraz fue capturado, pero ninguna acción fue tomada contra él; fue liberado incondicionalmente. Entonces, mientras los musulmanes rezaban a primera hora de la mañana, ochenta hombres de Tanim los atacaron. También fueron hechos cautivos y luego se les permitió ir libremente de forma incondicional.

A esto le siguieron largas negociaciones con los Quraysh. Finalmente se acordó una tregua entre las dos partes bajo las cuales los musulmanes se volverían sin visitar la Kabah. A primera vista, esta tregua pareció equivaler a una victoria absoluta para los Quraysh y la derrota para los musulmanes. Los seguidores del Profeta no pudieron entender cómo, cuando Dios les había dado la noticia de una visita a la Casa de Dios, el Profeta podría haber acordado regresar a Medina sin realizar la visita. De acuerdo a los términos del acuerdo, a los musulmanes se les permitiría venir al año siguiente, pero tendrían que dejar la Meca después de una estancia de sólo tres días. Cláusulas humillantes exacerbadas como éstas fueron aceptadas sin reparons por el Profeta. Parecía ser una aceptación de derrota.

Los Quraysh actuaron deliberadamente de manera agresiva para ofender al Profeta. Querían provocarlo a iniciar hostilidades para que tener una excusa para luchar contra él. Evitar una visita a la Kabah era algo muy contrario a la tradición árabe. Por otra parte, era el mes de Dhul Qadah, que es uno de los cuatro meses considerados sagrados en la sabiduría árabe, en el cual la lucha estaba prohibida. Los Quraish querían luchar contra los musulmanes, pero no querían ser acusados ​​de haber profanado el mes sagrado. Querían echar la culpa al lado de los musulmanes, que eran pocos en ese momento y ni siquiera equipados para la batalla. Los musulmanes estaban a unos 250 kilómetros de su casa, justo en la frontera del territorio de sus oponentes y no estaban preparados para la batalla. Era una oportunidad perfecta para que los Quraysh desencadenaran un ataque salvaje sobre los musulmanes y dar plena satisfacción a su antagonismo.

Los Quraysh hicieron todo lo posible para provocar a los musulmanes a iniciar la lucha, pero el Profeta ignoró cada provocación, evitó escrupulosamente caer en su trampa. La situación era tan grave que Abu Bakr era el único entre los Compañeros que no sentía que al aceptar los términos de paz aparentemente humillantes se habían inclinado ante el agresor. Los Compañeros quedaron aún más sorprendidos cuando se reveló un verso del Corán que se refería al acuerdo como una «victoria clara». -¿Qué clase de victoria es ésta? -preguntó uno de ellos. “Se nos ha impedido visitar la Casa de Dios. Nuestros camellos de sacrificio no han podido continuar. El Profeta de Dios se ha visto obligado a regresar de Hudaybiya. Dos de nuestros hermanos perseguidos, Abu Jandal y Abu Basir, han sido entregados a sus perseguidores”.

Sin embargo, fue este humillante tratado el que allanó el camino para una gran victoria de los musulmanes.

El Tratado de Hudaybiya parecía ser una capitulación ante los opositores de los musulmanes, pero de hecho, dio a los musulmanes la oportunidad de consolidar su posición. El Profeta aceptó todas las demandas de los Quraysh a cambio de una sola garantía de ellos: que cesaran todas las hostilidades contra los musulmanes durante diez años. Las incursiones continuas y las amenazas de guerra habían impedido que los musulmanes siguieran una obra constructiva.

Tan pronto como el Profeta regresó de Hudaybiya, intensificó el trabajo de extender la palabra de Allah en y alrededor de Arabia, el trabajo previo ya había sido hecho de antemano. Ahora que la paz prevalecía, el mensaje del Islam empezó a extenderse rápidamente. El Profeta también volvió su atención a aumentar la influencia del Islam en Madinah. La culminación se produjo tan sólo dos años después del Tratado de Hudaybiya; los Quraysh se rindieron sin siquiera enfrentamiento armado. No había barrera ahora para la entrada triunfal del Profeta en La Meca.

Hoy en día, la gente tiende a recurrir a la violencia ante la más mínima provocación de sus oponentes. Cuando se les señalan las pérdidas sin sentido de la guerra, se justifican diciendo que no eran los agresores y que sus oponentes los obligaron a ello. «¡No luchamos!» Responden. «¡Esas personas lo hicieron! Conspiraron contra nosotros para hacernos luchar”.

Tales personas no saben que «no violencia» no es simplemente que si nadie lucha contigo, tu no luchas con nadie. Más bien, «no violencia» significa que si alguien viene a pelear contigo, aún asi no debes pelear con ellos. La no violencia no significa permanecer en paz mientras nadie actúe violentamente contra ti. Más bien, significa abstenerse de la violencia incluso ante la violencia. Si alguien busca provocarte, no debes permitirte ser provocado. Si alguien conspira contra ti, debes hacer que la conspiración sea ineficaz a través de la sabiduría y la acción positiva silenciosa.

Luchar contra los enemigos no es una manera de tener éxito en la vida. Sólo si se evita el conflicto se puede consolidar la fuerza. Sólo entonces, serás capaz de superar a los enemigos. Luchar a la menor provocación e ignorar la necesidad de construir tranquilamente nuestra propia fuerza es condenarse a la destrucción. Tal conducta nunca puede conducir al éxito en este mundo de Dios. El Profeta logró el éxito siguiendo una política de no confrontación; ¿cómo, entonces, sus seguidores pueden triunfar al perseguir una política de confrontación? ¿Cómo pueden ser llamados sus seguidores cuando son ciegos a su ejemplo?


Fuente: http://www.spiritofislam.co.in Traducido y editado por Nuevos Musulmanes Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.