New Muslims APP

Pedir bendiciones por el Profeta y sus Compañeros cuando se menciona su nombre

Es recomendable pedir bendiciones por el Profeta y sus Compañeros cuando se menciona su nombre
Es recomendable pedir bendiciones por el Profeta y sus Compañeros cuando se menciona su nombre
Por: Elias Abu Amina

Allah nos ha ordenado pedir bendiciones por el Profeta de Allah cuando su nombre es mencionado en nuestra presencia diciendo «paz y bendiciones sean con él» (sal Allahu alayhi wa salam) y súplicas similares.

Allah dice:

Es verdad que Allah y Sus ángeles hacen oración por el Profeta*. ¡Vosotros que creéis! Haced oración por él y saludadlo con un saludo de paz. *[La oración -o Salat- de Allah es Su gracia y misericordia y la de los ángeles es pedir por él.] (Surah Al-Ahzab, 33:56)

Allah nos enviará bendiciones diez veces por cada vez que nosotros enviemos bendiciones al Profeta. Abu Huraira transmitió que el Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones sean con él, dijo:

Quien me envíe bendiciones una vez Allah enviara bendiciones sobre él diez veces. (Sahih Muslim 408)

Nuestras bendiciones son entregadas al Profeta por los ángeles y él suplicará por nosotros de vuelta. Abu Huraira transmitió que el Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones sean con él, dijo:

No hay ninguno de vosotros que me mande saludos de paz, excepto que Allah devuelve mi espíritu para que yo pueda devolver su saludo de paz. (Sunan Abu Dawud 2041)

Los más cercanos al Profeta en la otra vida serán quienes más pedían bendiciones para él. Ibn Mas’ud transmitió que el Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones sean con él, dijo:

Los más cercanos a mí en el Día de la Resurrección son aquellos que más a menudo piden bendiciones sobre mí. (Sunan At-Tirmidhi 484)

Es una obligación pedir bendiciones por el Profeta cuando está prescrito en la oración y es de un carácter refinado hacerlo antes de pedir a Dios por cualquier otra cosa. Fadalah Ibn Ubaid transmitió que el Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones sean con él, escuchó a un hombre suplicando en su oración, pero no estaba glorificándolo Allah, Exaltado, o invocando bendiciones sobre el Profeta. El Mensajero de Allah dijo:

Este hombre se ha apresurado.

Entonces el Profeta lo llamó y le dijo:

Cuando uno de vosotros haga oraciones, que comience glorificando a su Señor Todopoderoso con alabanzas y luego pidiendo súplicas por el Profeta, y después que pida por lo que desee. (Sunan Abu Dawud 1481)

Por lo tanto, la regla general es que hemos de pedir bendiciones por el Profeta siempre que se mencione su nombre y cada vez que suplicamos a Allah. Sin embargo, no es necesario o está prescrito hacerlo en todos los casos. Por ejemplo, no se prescribe pedir bendiciones cuando el nombre del Profeta es mencionado durante la llamada a la oración (Adhan) o durante ciertos actos de la oración tales como la postración.

Ibn Al-Qayyim escribe: Aunque el envío de las bendiciones al Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones sean con él, es una de las acciones más virtuosas y amadas por Allah, Exaltado sea, cada súplica tiene su lugar y tiempo en el que no se hacen otras. Los eruditos han dichos que no se prescribe enviar bendiciones sobre él cuando se está en Ruku’ (inclinanción de la oración), en Suyud (postración de la oración) y tras levantarse del Suyud. (Jala Al-Afham 1/424)

Algunos eruditos han dicho que es obligatorios pedir bendiciones por el Profeta por lo menos una vez durante cada reunión y es muy recomendado hacerlo con súplicas adicionales, pero no obligatotio.

Ibn Kathir escribe: Otros eruditos han dicho que es obligatorio enviar bendiciones al Profeta una vez en cada reunión y después de esto no es obligatorio, sino más bien recomendable. (Tafser Ibn Kathir 33:56)

Hay momentos en los que estamos hablando con no musulmanes, o con musulmanes nuevos o con musulmanes sin una creencia fuerte, en estos caso sólo tenemos que pedir bendiciones por el Profeta al menos una vez durante nuestra charla. Cuando hablamos sobre el Islam con estas personas, puede ser beneficioso abstenerse de pedir benciones por el Profeta cada vez que se menciona su nombre para que nuestro discurso no se vuelva engorroso para ellos y se distraigan del contenido.

Sin embargo, se convertirá en una falta si habitualmente nos negamos a pedir bendiciones por el Profeta sin tener ninguna razón. Ali ibn Abu Talib transmitió que el Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones sean con él, dijo:

El avaro es aquel en cuya presencia soy mencionado y no suplica en mi nombre. (Musnad Ahmad 1738)

Abu Huraira transmitió que el Mensajero de Allah, la paz y las bendiciones sean con él, dijo:

Que se llena de polvo el rostro de un hombre en cuya presencia soy mencionado, pero no pide por mi. (Sunan At-Tirmidhi 3545)

Algunos eruditos entendieron de estos Hadiz que es obligatorio pedir bendiciones por el Profeta cada vez que se menciona su nombre, pero otros eruditos entendieron que se refiere específicamente a aquellos que habitualmente se niegan a pedir bendiciones por Profeta sin ninguna razón.

Ibn Hajar escribe: Los eruditos respondieron a aquellos que usan estas tradiciones para indicar una obligación, diciendo que estas tradiciones son retóricas al confirmar y enfatizar el envío de bendiciones al Profeta, y están dirigidas a aquellos que habitualmente abandonan el pedir bendiciones por él. (Fath ul-Bari 11/169)

Esta parece ser la opinión correcta, porque hay muchos Hadiz en los que los Compañeros se dirigen al Profeta por su nombre sin pedir bendiciones sobre él.

Ibn Al-Qayyim escribe: Se sabe, sin lugar a dudas, que los justos predecesores (salaf as-salih), que son nuestro ejemplo, no pedían bendiciones por el Profeta, que la paz y las bendiciones sean con él, cada vez que se mencionaba su nombre. Esto sucedió varias veces cuando se dirigían a él. Decían, «Oh Mensajero de Allah», sin añadirle nada. (Jala Al-Afham 1/393)

Por lo tanto, no es necesario enviar bendiciones al Profeta cada vez que se menciona su nombre durante una charla o una reunión, siempre y cuando se haga una vez, pero es muy recomendable. El mal hábito de negarse a enviar bendiciones al Profeta es una falta y es una forma de avaricia. Debemos esforzarnos por adquirir la recompensa de esta práctica suplicando por el Profeta en todos los momentos apropiados.

En cuanto a las súplicas por los Compañeros, se recomienda suplicar que Allah esté complacido con ellos diciendo “que Allah esté complacido con ellos” (radi Allahu ‘anhum). Allah nos ha informado que está complacido con los compañeros que prometieron lealtad al Profeta.

Allah dice:

Realmente Allah quedó complacido con los creyentes cuando te juraron fidelidad bajo el árbol y supo lo que había en sus corazones e hizo descender sobre ellos el sosiego y los recompensó con una victoria cercana*.*[Alusión a la victoria de Jaybar.] (Surah Al-Fath 48:18)

Y Allah dice también:

Y de los primeros precursores, tanto de los que emigraron como de los que les auxiliaron, y de los que les siguieron en hacer el bien, Allah está satisfecho de ellos y ellos lo están de Él. Les ha preparado jardines por cuyo suelo corren los ríos y en los que serán inmortales para siempre. Ese es el gran triunfo. (Surah At-Tawbah 9: 100)

Cuando le pedimos que Allah que esté complacido con los Compañeros, estamos confirmando que Allah está complacido con ellos y le pedimos que les aumente su recompensa.

Asimismo, se recomienda pedir a Allah que tenga misericordia de los musulmanes justos diciendo «que Allah tenga misericordia de ellos» (rahimahum Allah).

An-Nawawi dijo: Se recomienda suplicar por que Allah esté complacido y tenga misericordia sobre los Compañeros, los seguidores, y los que les sucedieron entre los eruditos, los creyente y otras personas virtuosas. Así que se dice: “Que Allah esté complacido con ellos” (radi Allahu ‘anhu) o que “Allah tenga misericordia de ellos” (rahimahu Allah) y otras declaraciones similares. (Al-Majmu ‘Sharh Al-Muhadhab)

Suplicar por los Compañeros y los musulmanes justos es muy recomendable, pero no es una obligación. Los musulmanes que no piden por los compañeros o los musulmanes justos cuando se mencionan sus nombres no están cometiendo una falta, pero aún así, pedir por ellos es un hábito muy bueno que debemos practicar.


Fuente: http://abuaminaelias.com/ Traducido y editado por Nuevos Musulmanes Es

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.