New Muslims APP

Cómo entender la Sunnah: el ‘amal’ de la gente de Medina

Ilustración de la Mezquita del Profeta, en Madina, donde se estableció la Sunnah y tuvo lugar el amal de la gente de Medina
Ilustración de la Mezquita del Profeta, en Madina, donde se estableció la Sunnah y tuvo lugar el amal de la gente de Medina
Ilustración de la Mezquita del Profeta, en Madina, donde se estableció la Sunnah y tuvo lugar el amal de la gente de Medina

Ilustración de la Mezquita del Profeta, en Madina, donde se estableció la Sunnah y tuvo lugar el amal de la gente de Medina

Por: Redacción

Dice Allah en el Corán: “Realmente en el Mensajero tenéis un hermoso ejemplo para quien tenga esperanza en Allah y en el Último Día y recuerde mucho a Allah”. (Los Coligados, 33:21)

La Sunnah del Profeta, que la paz sea con él, se refiere a las enseñanzas y forma de vida del Profeta Muhammad. De forma más específica se refiere a lo que se nos ha transmitido del Profeta que no es el Corán; sus declaración, dichos, acciones y aquello que permitió o prohibió a sus compañeros, ya fuese directa o indirectamente.

De esta forma hemos de distinguir entre la Sunnah y los Hadiz. La Sunnah recoge todo lo que hemos mencionado antes y los Hadiz solo los dichos que se nos han transmitido. La diferencia es que hay acciones que el Profeta realizó y otras que omitió, o que aprobó que se hiciesen pero él no las hizo o que desaprobó, y que no necesariamente están recogidas en sus dichos puesto que no fueron expresadas verbalmente.

Al conjunto de acciones y comportamientos del Profeta y que sus Compañeros, los Sahaba, imitaron, se les llama al amal, que literalmente significa ‘acción’.

La importancia y valor del amal de la gente de Medina

El valor del amal es muy importante como ejemplo y referencia de la forma en la que se manifestó el Din en Medina, que fue el primer ejemplo de una sociedad musulmana dinámica y funcional.

Tanto el Corán como la Sunnah conforman y son la base de lo que se conoce como el amal. Por lo que el amal podemos decir que es la puesta en práctica de de los principios, obligaciones, derechos y límites que encontramos en estos texto sagrado de una forma práctica y accesible para todos.

Aisha, la esposa del Profeta, fue preguntada por Sa’d ibn Hisham ibn Amir, cuando este fue a Medina y fue a ver a Aisha, que Allah esté complacido con ella, para preguntarle sobre algunos asuntos. Sa’d dijo: “Dije: ‘Oh Madre de los creyentes, cuéntame sobre el carácter del Mensajero de Allah’. Ella dijo: ‘¿Es que no lees el Corán?’. Dije: ‘Por supuesto’. Ella Dijo: ‘El carácter del Profeta de Allah era el Corán’”. (Transmitido por Muslim).

“El carácter del Profeta de Allah era el Corán”. Es decir, que todo lo que hacía y decía el Profeta, que la paz sea con él, tanto sus dichos como sus acciones, todo lo que se conoce como la Sunnah no es sino una manifestación del Corán puesto en práctica.

Y Allah dice en el Corán:

Y estás hecho de un carácter magnánimo. (El Cálamo, 68:04)

Esta es la razón por la que en muchos casos se usen los Hadiz como forma de explicar los significados del Corán. En algunas ocasiones los Compañeros le preguntaban sobre algún versículo en concreto mientras que en otras era el Mensajero de Allah quien las mencionaba y explicaba. Pero incluso aunque no haya ningún transmisión directa sobre un versículo en concreto, dado que la Sunnah está basada en el carácter del Profeta, podemos usar cualquier parte de esta para ilustrar versículos del Corán, puesto que no hay, y no puede haber, ninguna contradicción entre la Sunnah y el Corán (en el caso de que se encuentre alguna en algún Hadiz, suelen ser Hadiz cuya autenticidad no está confirmada y que no han de tomarse como pruebas).

De esta forma llegamos a los Sahaba, los compañeros del Mensajero de Allah, que la paz sea con él. Estos estaban atentos y copiaban, en las medida de sus capacidades, todo lo que hacía el Profeta y lo ponían en práctica. Es decir, actuaban conforme al Profeta, y, por lo tanto, conforme al Corán. Esta forma de actuar, primero del Profeta y luego de los Sahaba, que se estableció en la ciudad de Medina y que luego continuaron poniéndolo en práctica los tabi’in, la generación siguiente a los Sahaba, y los tabi-tabi’in, la generación que siguió a la que siguió a los Sahaba, es lo que se conoce como el amal, y más concretamente, como el amal  de la gente de Medina.

El Profeta, que la paz sea con él, dijo: “Los mejores de entre los hombres son mi generación, luego aquellos que vienen tras esta, y luego quienes vienen tras ellos” (Bukhari y Muslim).

Todos los comentaristas y ‘ulama, gente de conocimiento, están de acuerdo a que este Hadiz se refiere a los Sahaba, la generación de quienes vieron al Profeta, luego a los tabi’in, quienes vieron a los Sahaba, y luego a los tabi-tabi’in, es decir, quienes vieron a quienes vieron a los Sahaba.

Estas tres generaciones son la que estuvieron más cerca de la fuente de todo el conocimiento y por tanto los más fidedignos a la hora de tomar este. Pero el conocimiento no es solo lo que se memoriza de Corán y Hadiz, sino que también implica la forma de comportamiento y el mejor carácter.

Dijo el Profeta:

“Ciertamente no he sido enviado sino para perfeccionar las nobles cualidades de carácter”. (Musnad Ahmad, 8729)

El conjunto de todo esto se considera el amal de la gente de Medina, y de ahí su importancia. Es la manifestación viva y accesible de todo lo expuesto en el Corán y en la Sunna. Y por esto es tan importante que lo conozcamos.

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5,00 out of 5)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.