New Muslims APP

Pausemos un momento en medio de la Pandemia de Covid-19

En medio de la pandemia de Covid-19 es necesario que tomemos un momento para reflexionar sobre su significado y agradecer a quienes nos están sirviendo.
En medio de la pandemia de Covid-19 es necesario que tomemos un momento para reflexionar sobre su significado y agradecer a quienes nos están sirviendo.
Por: Redacción

La pandemia de COVID-19 es preocupante. En momentos como este, la realidad del hombre se hunde. El deslumbramiento de quienes rechazan la creencia se evapora. La verdad del Islam brilla. El virus más débil se ha convertido en la criatura más temida de Allah. Los militares están indefensos. La paz de ayer es hoy un recuerdo. El pánico de hoy es una cruda realidad.

Aquí tenemos que hacer una pausa. Un momento, entre lo que pasó y lo que vendrá. En el Surah Al-‘Asr: una breve sura, pero su mensaje es indeleble, fuerte, claro y poderoso. Allah nos recuerda nuestro bien más preciado: «¡Por el tiempo!» Subraya el lamentable estado de la humanidad: «Que es cierto que el hombre está en pérdida«. Con una excepción: «Pero no así los que creen, llevan a cabo las acciones de bien, se encomiendan la verdad y se encomiendan la paciencia» (Quran, 103:1-3).

Recordemos las palabras de nuestro amado Profeta, que la paz sea con él:

“La mano superior es mejor que la mano inferior. La mano superior es la de quien da y la inferior (la mano) es la de quien pide». (Bujari)

Y luego recordemos las palabras de Allah:

“Pero quien desee la Última Vida y se afane en su esfuerzo hacia ella siendo creyente… A ésos se les agradecerá su esfuerzo”. (Quran, 17:19)

Hoy, las manos que dan son las de los trabajadores de la salud, los limpiadores, el personal de seguridad, porteros, enfermeras, farmacéuticos, conductores, trabajadores de lavandería, terapeutas respiratorios, ingenieros biomédicos, fisioterapeutas, técnicos de laboratorio, radiógrafos, ultrasonógrafos, médicos, compradores, gerentes y científicos. Hoy, son ellos todas las manos que dan, mientras que el resto de la humanidad tiene sus manos bajadas.

Hoy es el momento en que nosotros, los que damos, debemos hacernos la pregunta: ¿Por qué? ¿Por qué estoy haciendo esto? ¿Por qué estoy corriendo a los salones de la enfermedad y la muerte? Allah nos recuerda que debemos dar la mejor respuesta:

Di: En verdad mi oración, el sacrificio que pueda ofrecer, mi vida y mi muerte son para Allah, el Señor de los mundos. (Quran, 6:162)

No hacen falta comentarios cuando las palabras son claras. Para el creyente, todo es bendecido, incluso la muerte.

El momento ha terminado. Nuestro camino es claro. Con el permiso de Allāh, la conmoción se detendrá. Los corazones descansarán. En medio del pánico, cuando comienza el día, las palabras de un creyente son:

Esto es lo que Allah y Su mensajero nos habían prometido. Allah y Su mensajero han dicho la verdad. Y no hizo sino infundirles más creencia y sometimiento. (Quran, 33:22)

Por cada mano de un creyente que ayuda, llamemos a la humanidad al Islam a través del da’wah de nuestras acciones y sacrificios, a través de la sonrisa en nuestra cara cuando nos encontramos con la muerte. Que todos vean que solo los creyentes son los bendecidos, y que el mundo se una a nosotros.

Hagamos lo mejor para nuestros pacientes. Permítanos obtener el mejor conocimiento de aquellos que saben porque Allah dijo:

Preguntad a la gente del Recuerdo si vosotros no sabéis. (Quran, 16:43)

Hagamos nuestro mejor esfuerzo y recordemos a nuestros pacientes que se queden en casa. Recuérdales que se ayuden mutuamente en estos momentos difíciles y que no propaguen la corrupción en el mundo. Recordemos esto porque:

Y no corrompáis las cosas en la tierra después del orden que se ha puesto en ella; e invocadlo con temor y anhelo. Es verdad que la misericordia de Allah está próxima a los bienhechores. (Quran, 7:56)

Sobre todo, recordemos, para el afortunado paciente creyente, que los trabajadores de la salud son simples grifos. El agua de cura que fluye en ellos es un regalo de nada menos que Allah. Si lo desea, puede cerrarlo; abrir grifos secos no ayudará a nadie. Recordemos a nosotros mismos y a ellos que:

«Y cuando estoy enfermo, es Él quien me cura» (Quran, 26:80)

Pongamos el mensaje en el lenguaje de la época para que la gente los entienda: si tomas tu vitamina D y C, no olvides lo que comienza con «A»: Allah. Vuélvete a Él y confía en Él.

Recordemos al resto del mundo:

Te vengas de nosotros sólo porque cuando llegaron los signos de nuestro Señor creímos en ellos. ¡Señor nuestro! Derrama sobre nosotros paciencia y llévanos a Ti, estándote sometidos. (Quran, 7:126)


Fuente: Islam21c / Quran / Sunnah

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Deja una respuesta


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.