La sexualidad en el Islam (I)

Originally posted 2014-05-09 20:28:07.

La sexualidad en el Islam (I)

La sexualidad en el Islam (I)

Autor: Dr.Abdul Moniem Bellah, Doctor en urología, cirujano y eminente ´alim sudanés, residente Abu Dhabi.

Existe en la sunna un concepto muy amplio de conocimiento sobre el sexo que es prácticamente desconocido y que afecta a lo que en términos modernos llamaríamos psicología y medicina.

La definición del hombre moderno en términos psicológicos se hace en una lengua que procede de la ciencia tecnológica y es importante redefinir esa lengua, para que llegue a expresar correctamente le realidad del hombre, de manera que se pueda producir una verdadera cura de los desarreglos y enfermedades. Quien define el lenguaje en cualquier ámbito es quien domina y en psicología eso está muy claro, porque todo el lenguaje es freudiano, sin embargo en el lenguaje de Freud el énfasis en los fenómenos humanos está completamente desviado de lo que es fundamental .

Las teorías de Freud no han logrado liberar a nadie, lo único que han logrado es atrapar aún mas a la gente. Es como una moneda de dos caras, con algo verdadero y algo falso, pero la moneda ha caído sobre el lado de lo falso. Este lado falso es el entendimiento de que todo en la vida del hombre es sexualidad y de que todo se remonta a la infancia.

A menudo en el Corán, se encuentra uno con episodios en los cuales se hace alusión al sexo, pero nunca de una manera obscena, sino de una manera modesta y a veces haciendo alusión a alguno de los profetas, porque lo que Allah hace en el Corán es mostrar como es la realidad de los seres humanos. Por ejemplo, hay un episodio en el Corán donde hay una mujer encendida de deseo (biha ) carnal por un hombre. Wa la qad hammart bihi wa hamma biha. Y esta expresión “Ham“, es una terminología que no se usa en términos modernos; –pasión-, “Ella estaba ardiente por él y él estaba ardiente por ella” (viene de la misma raiz que himma). Esta palabra puede significar atracción, anhelo, pero también, literalmente la capacidad de experimentar pasión sexual. La palabra que utilizaríamos actualmente para traducirlo sería “libido”. “La libido”, significa exactamente la capacidad de experimentar estimulo sexual, pero en realidad, libido no alcanza a cubrir el significado de Ham.

De hecho, Freud se queda corto y es insignificante; han hecho un ídolo de alguien sin ningún valor. Lo han inflado tanto, que basta un pequeño alfiler para hacerlo explotar por los aires, pero al reventarle, hay que proporcionar una alternativa, una visión islámica acerca del sexo; y ciertamente existe una admirable colección de hadiz en los que el Profeta Muhammed, que la paz y las bendiciones de Allah sean sobre él, muestra como debe ser nuestra relación con el sexo. Pero nunca, en ningún momento, en ninguna de las alusiones que tanto el Corán como la sunna hacen sobre el el sexo, se contempla éste como algo sucio u obsceno. Todos los seres humanos, excepto Saydina Adam y Hawa vienen de ahí, todos, incluso los profetas y todos los grandes hombres, los awliya, todos sin excepción venimos de ahí. ¿Cómo podría Allah haber hecho de ello algo malo?

En el fiqh se contempla el sexo, no solamente como algo que proporciona deleite o placer, sino como una obligación. Tampoco se contempla como una cosa sucia o mala como ocurre en Europa donde todavía se considera el sexo o como algo que contiene culpa o suciedad o como lo mas grande del mundo.

Una mujer vino una vez al Profeta Mohammed, (que las bendiciones y la paz de Allah sean con él), a quejarse de que no dormía bien por la noche (él, -salla’llahu alayhi wa sallem- estaba siempre dispuesto para la gente que le hiciese preguntas y decía: “Preguntadme, ¡que Allah tenga Misericordia de la gente que me pregunta! Porque la sabiduría son tesoros y la llave que los abre es la pregunta“) Omar Ibn al Jattab la miró enfadado y dijo: “Vete de aquí, esclava de Allah“, porque todos entre los árabes entendían perfectamente de qué estaba hablando. Algunos de los compañeros del profeta , que las bendiciones y la paz de Allah sean con él tal vez no entendían, pero desde luego Omar lo entendió (cuando una mujer se queja acerca de su sueño, solo puede ser o porque su marido le está haciendo la vida muy difícil o porque no le está dando vida de ningún tipo).

La mujer estaba asustada porque la habían echado, pero volvió y volvió a decir lo mismo. El Profeta, que las bendiciones y la paz de Allah sean con él sonrió. Comparad las reacciones: Sayidina Omar se había enfadado !cómo podía atreverse! sin embargo, la respuesta del Profeta Muhammed, que Allah derrame siempre sobre él sus bendiciones, fue sonreír. Reacciones como la de Sayidina Umar se dan hoy en día también con frecuencia.

Entonces mandó llamar al esposo y no le dijo que su mujer había venido a quejarse acerca de él, sino que le preguntó acerca de cómo pasaba la noche y el hombre con toda franqueza le dijo: “Yo tengo un trabajo muy duro, tengo que transportar leña y llevarla a vender, y cuando llego a mi casa estoy muy cansado, hago mi oración y me duermo”.

Entonces el Profeta, paz y bendiciones sean con él, le dijo:“¿Eres un hombre casado?”.Y el hombre en lugar de enfadarse sonrió y dijo: “Ahora se porqué me haces estas preguntas”. Y el hombre se dio cuenta de que de algún modo el Profeta, que la paz y las bendiciones de Allah sean sobre él, había llegado a tener conocimiento de que no estaba cumpliendo con su obligación, porque el nombre que se da a la relación sexual en el fiqh es al wayibu ash-shary “el deber legal”.

En Islam se define como una obligación religiosa. El fard es algo que uno tiene que hacer y que si no se hace, implica un castigo y el wayb es algo que uno debe hacer y cualquier elemento o acción que contribuya a cumplir con el wayb es algo que uno debe de hacer, algo que también es obligatorio, por eso la mujer debe embellecerse, ponerse perfume, etc. es decir, estimular al esposo, y el hombre a su vez ser amable y cariñoso con la mujer, porque todas estas cosas contribuyen a cumplir con el wayb.

Parte de la tradición oriental es la danza, pero en Occidente suele haber dos estilos: o la mujer se lo quita todo a la primera y lo hace demasiado fácil, o se presenta con zapatillas y rulos en la cabeza después de quitarse el maquillaje. Este tipo de mujer es la que hace que el hombre salga a buscar otras mujeres y esto debemos entenderlo como parte de la naturaleza humana, por eso un principio claro en Islam es que la mujer debe ser atractiva para su esposo, embellecerse para su esposo; si quiere ponerse vestidos provocativos, no solamente puede hacerlo, sino que “debe” hacerlo, porque el principio del fiqh dice: “Aquello que contribuye al cumplimiento de lo obligatorio, es obligatorio” (ma yatimmun al wayibu bihi fa huwa wayibun). El embellecerse, perfumarse, vestirse, forma también parte de la obligación.

También podemos encontrar cómo el Profeta Muhammad, que la paz y las bendiciones de Allah sean sobre él, hizo referencia incluso a detalles muy precisos con respecto a la relación sexual. Por ejemplo dijo: “No vayas a tu esposa con la vejiga llena”. En otro momento dijo: “Hay tres cosas para la cuales el hombre no debe tener la vejiga llena: para montar a caballo, para el salat y para ir a su esposa”. Como médico, realicé una investigación acerca del efecto de la vejiga llena y en las conclusiones decía entre otras cosas: “Con la vejiga llena no se puede pensar. La vejiga en este sentido, está conectada con el cerebro. Hay nervios cuyas terminaciones están en la vejiga y que, cuando está llena, impiden al cerebro concentrarse en otra cosa diferente de ella”.

Tengo la evidencia de esto en mi experiencia médica, los pacientes a los que es necesario poner una sonda, cuando tienen dificultades para eliminar la orina, pagarían todo el dinero del mundo por liberarse de la presión de la vejiga y se puede ver la expresión de alivio cuando la orina por fin sale de la vejiga.

Allah, subhanahu wa ta’ala, dice también en el Corán: “Antes de ir a vuestras esposas haceos preceder”. Y también dice: “Y no os acerquéis a las mujeres cuando tienen la menstruación” y continúa:“tal y como Allah os lo ha ordenado”. 

Los mandatos de Allah, siempre están en armonía con la naturaleza humana o dicho de otro modo: Allah ordena ‘todo lo que no esta en armonía con la naturaleza humana, no lo hagáis’; ‘cualquier cosa que fuerza o altera la naturaleza humana, no lo hagas’.

Tanto en el Corán como en la Sunna se encuentran numerosos detalles acerca de la vida sexual, que describen la vida conyugal y la relación sexual de una manera sana.

El sexo no es solamente la unión carnal o lo que avoca a ella, sexo es toda la vida, la vida entera tiene que ver con el sexo y ese fue justamente el error de Freud, que se equivocó al convertir al sexo en el centro de toda la vida humana.

Freud estaba perdido, le dio la vuelta al sentido de las cosas. Uno de los logros históricos de los judíos es darle la vuelta a las cosas, ponerlas al revés y que sigan pareciendo que es la verdad. Es como un espejo, que refleja la verdad, pero que es justamente lo inverso a la verdad.

Lo que para nosotros es lo mas primario y básico, él lo eleva a la categoría de lo mas elevado y esencial, sin embargo en otra ocasión, el Profeta Mohammed, que Allah le bendiga y le de paz, dijo: “Si uno de vosotros ve a una mujer y le gusta (y fijaos en la sutileza de la expresión, porque no dice “si siente deseo carnal por ella” ), que vaya y busque satisfacción en su esposa, porque encontrara en su esposa, lo mismo que cualquier mujer tiene”. 

Los órganos sexuales son prácticamente iguales en todas las mujeres. En lo que respecta a liberarse de un apetito carnal y para descargar el deseo, no hay diferencia. Porque el bida (órganos sexuales) es lo mismo. Incluso esta expresión, bida, es suave y sutil para referirse a los órganos sexuales. En otros idiomas, suele haber palabras groseras para referirse a los órganos sexuales, el hecho de que existan palabras hermosas y sutiles para referirse a ello en la lengua árabe indica que son lugares limpios a los que no se asocia ni suciedad ni culpa, son lugares bellos de los que el ser humano procede, incluso los que han nacido por cesárea han tenido que atravesar los conductos y salir por el vientre. Y lo que la palabra bida significa literalmente es: “una parte de una fracción”.

Estudiando con atención los detalles de la sexualidad, encontramos que la estimulación del varón tiene lugar en el dorso del glande, debajo del frenillo; es ahí donde confluyen los nervios y por esta razón, la gente que eyacula antes de la penetración o que se excita muy rápidamente, utiliza actualmente un spray que se aplica justamente en ese sitio para adormecerlo y así retrasar la eyaculación, evitando que la fricción produzca un estímulo demasiado rápido. Ese es el bida del varón y el bida de la mujer es el introitus del órgano sexual y cuando esas dos partes se tocan se considera que la unión sexual a ocurrido, no necesariamente con la penetración completa, porque el Profeta Mohammed, que la paz y las bendiciones de Allah sean sobre él, dijo: “El coito es cuando la parte circundada toca la parte circundada”. (En el caso de la mujer se refiere al himen). Cuando esas dos partes entran en contacto “ya” ha ocurrido el coito. Ese acto simple es lo que se llama “apareamiento” que no es otra cosa que el “encontrarse con la pareja”.

Pero esta relación es hermosa y para los musulmanes algo tan distante de los complejos a los que Freud hace referencia cómo del sentido de suciedad de los cristianos o de la idea de que el sexo es algo malo.

Lo que se extrae de las teorías de Freud es que el sexo es algo perverso que conduce a infinidad de complejos y deformaciones, pero el sexo no es algo malo; hay un hadiz muy interesante: En una reunión con un grupo de sus compañeros, al Profeta Mohammed, que la paz y las bendiciones de Allah sean con él, le preguntaron:”¿Tu dices que cuando uno de nosotros sigue su apetito y disfruta con su esposa y hace disfrutar a su esposa, obtiene por ello una recompensa procedente de Allah?

Allah, subhanahu wa ta’ala, le da a la unión sexual el valor de una oración o de una sadaqa ya que una recompensa no se obtiene por cualquier cosa, y cuando el Profeta Mohammed, la paz y las bendiciones de Allah sean con él, está hablando de dar placer a la otra parte, utiliza la palabra uzaila, que significa “lo mas dulce”, literalmente “la mielecilla”.

Hay una gran diferencia entre como se tratan estas cosas dentro del Islam elevándolas a un nivel muy digno mientras que en las doctrinas freudianas se las hace parecer bajas. Azal significa miel y uzaila es el diminutivo, que aquí tiene el valor de “hacer algo valioso”, así, se habla de la uzaila del hombre y la uzaila de la mujer.

Y cuando el hombre le pregunta al Mensajero de Allah, paz y bendiciones de Allah sea con él: “¿Cómo es posible que ganemos una recompensa por hacer esto?” Él, que Allah le bendiga y le dé paz, contesta: “Hay muchas maneras de dar sadaqa, muchas acciones que son consideradassadaqa y una de ellas es que si tu vas a tu esposa con intención de satisfacerla logras con ello una recompensa de Allah”. 

La pregunta del compañero era porque ellos también consideraban el sexo como una gratificación personal y sin nobleza, “así pues, -insiste- cuando uno de nosotros sigue su lujuria y se satisface a si mismo y se libera de una carga, ¿ También obtiene con ello una recompensa?” Y el Profeta, salla’llahu alayhi wa sallem, le dice: “Fijaos, ¿si lo hicierais de una manera incorrecta, con la mujer incorrecta, de un modo ilícito, acaso no mereceríais un castigo por haberlo hecho?” y la respuesta fue: “si, por supuesto“. “Por tanto, si Allah es justo y os castiga por lo que es incorrecto, ¿Acaso no es justo que os recompense por hacer aquello que es correcto?”,

Tenemos que rechazar por completo las ideas de Freud de que toda la vida psíquica o interior del hombre está basada en el sexo y hay que empezar dejando claro este tema para que todos los demás temas se sitúen después en su lugar correcto, porque esto es lo que mas afecta a la mentalidad de los europeos y occidentales en general.

El sexo se propaga hoy en día por todo el mundo, como una de las cuestiones que más extravían a la gente y que más conflictos causan. El sexo se ha convertido en un producto de mercado, donde se produce también una estimulación mental artificial y que saca al sexo de su contexto natural que es la ternura del contacto y el encuentro.

Hace años, en Alemania, se realizó un estudio sobre el efecto de la desnudez. Se quería comprobar qué efectos producía sobre la gente y para ello les mostrábamos películas sobre desnudos, revistas e incluso parte de la investigación era traer mujeres medio desnudas. A estas mujeres se les preguntó después cual era la reacción de los hombres, si se comportaban irracionalmente (es decir, si se excitaban mucho) y la sorprendente respuesta fue que no.

El ojo busca su propia satisfacción y esto la gente no lo sabe. El hombre que mira demasiado, obtiene satisfacción óptica y no busca nada más, no busca la satisfacción en la mujer misma, busca satisfacción sexual fuera de lugar y de ahí se derivan muchas dificultades físicas y psíquicas, se busca la satisfacción sexual en otros objetos y la impotencia psíquica y no física es muy corriente.

Como urólogo, cuando alguien llega a la consulta y dice: “soy incapaz de mantener relación sexual ” o “soy incapaz de tener una erección”, tengo que examinarlo y al hacerlo, compruebo muchas veces que orgánicamente el paciente está perfectamente bien.

Para comprobar esto, hacemos una prueba inyectando una sustancia en el pene y se ve si alcanza erección, y si esto sucede, sabemos que orgánicamente el sujeto está bien. Entonces, sabemos que algo no funciona. Algo dentro de la persona, de manera que la carga de la que debe disponer para la unión sexual, se ha disparado fuera de lugar, o dicho de otro modo, es gente que logra satisfacción sin realizar el acto. En el mismo modo que un hombre que es perezoso y dice: voy a rezar”, pero se queda dormido y cuando se despierta se pregunta “¿He rezado o no?” y no lo sabe, porque tenía la intención de hacerlo, pero no lo hizo, pero en ese momento su juicio se obnubila; esto ocurre también con la relación sexual, el juicio puede obnubilarse de tal manera que la persona se pregunta: “¿ocurrió o me lo estoy imaginando?” Y puede llegar a un cierto nivel de alteración en la que se le presenta siempre como si hubiera ocurrido, cuando no ocurrió.

Así es como mucha gente logra satisfacción psíquicamente sin realizar el acto y sin dar ningún paso hacia la acción real y en muchos casos es la estimulación visual la produce esto.

Incluso cuando el hombre tiene por la noche un sueño erótico y se produce una emisión seminal (en Oriente Medio se dice que te ha visitado la hija de Iblis) lo cierto es que esto es una fabricación del cerebro para liberarse de una carga, porque la próstata está congestionada.

Las vesículas seminales están congestionadas, porque el varón siempre está produciendo esperma. El hombre no cesa de producir esperma, excepto cuando está expuesto a un frío excesivo u otros factores que detienen momentáneamente el proceso, pero mientras el hombre tiene hormonas el esperma se está produciendo.

Cuando además tiene un estímulo, la producción se incrementa. Este esperma se almacena y cuando hay un exceso almacenado puede producir inflamación, dolor y otros problemas. El sueño erótico y la emisión nocturna son mecanismos naturales para liberar fluidos y secreciones del cuerpo. Lo mismo ocurre con la persona que esta continuamente excitada, aunque no sea con el acto sino de un modo imaginario obtiene su satisfacción.

El tipo de gente que tiene tendencias criminales, muchos de estos hombres que asesinan en serie o que violan y mutilan a las mujeres, son con frecuencia, gente casada o con novia o con amantes y aún así persiguen a otras mujeres y las matan.

A nadie se le ha ocurrido estudiar este fenómeno cuidadosamente. Y desde luego no encontraran explicación desde el punto de vista Freudiano, por qué ¿dónde esta aquí la frustración? ¿dónde está la frustración en una sociedad donde todo esta permitido?

Sin embargo, la práctica de la Sunna como sabemos, es no mirar demasiado y en el Corán dice: “bajad vuestras miradas”, Literalmente dice: “disminuid vuestras miradas directas con intención”.

Hay un tipo de mirada que te invita a seguir pensando, imaginando, hay otro tipo de mirada que puede fijarse en una mujer sin ser para nada un objeto sexual. Lo que dice el ayat de Corán es: Cuando miras a una mujer, reduce el deseo con el que miras, no la mires como un objeto sexual. Ghad literalmente significa “entornar las cortinas”, tan sencillo como eso.

No se trata de eliminar la visión, sino de reducirla con un determinado propósito. Cuando el sol entra de lleno por una ventana, se baja la cortina a la mitad para matizar los rayos de sol. No dice: “cierra los ojos”, porque si cierras los ojos, no verás nada, dice: “baja la mirada”, en el sentido de reducir la intención, para que no puedas ver aquello que puede despertar tu pasión. Y aún si eso sucede sin intención, (que se despierta tu pasión) es por lo que el Profeta Mohammed, que la paz y las bendiciones de Allah sean sobre él, dice: “si alguno de vosotros ve una mujer y le gusta, que vaya a su esposa”. 

El ayat de Corán continúa diciendo: …“Que guarden sus partes privadas” (Surat Nur, 24:30). Empieza por la mirada y termina haciendo referencia a las partes privadas. El ayat dice: dile a los creyentes que bajen su mirada (lo cual significa limitar el alcance de lo que miran e intentar que no sea causa de estimulación ) y que guarden o protejan sus genitales. La palabra farj en árabe se usa generalmente para referirse a los órganos genitales de la mujer, pero significa igualmente los órganos genitales del hombre o de la mujer, porque farj significa literalmente “hendidura” y el hombre piensa que no tiene una hendidura, pero si que la tiene; lo único que sucede es que su hendidura tiene un tubo largo. Ambos tienen hendidura, fijaos que portentosa es la descripción científica usada en el Corán, cuando Allah dice “y que protejan sus hendiduras”, sus “aperturas”. No dice que protejan sus órganos sexuales, dice que protejan sus “aperturas sexuales”.

La forma en que el hombre las protege es practicando la unión sexual de la manera correcta, con las mujeres que le están permitidas y la mujer las protege no permitiendo el acceso a nadie mas que a su esposo.

Hay una referencia en el Corán a Mariam, la hija de Imram y madre del Profeta ‘Isa, y Allah dice de ella: “Al lati ahsanat faryah“, “La que preservó como una fortaleza su castidad” (Surat Al Anbiya, 21:91). En este caso no significa exactamente proteger porque la raíz GSN significa fortificar-fortaleza, realmente ahsanat significa que fortificó su castidad, no solamente la protegió, sino que la fortificó, amuralló su castidad. Allah la eligió, ella tenía un don particular que Allah le había dado, porque preservar la castidad fue algo que ninguna mujer había hecho en el mismo grado que ella.

Al contrario de lo que piensan los cristianos que consideran que la virginidad es la calidad más alta en la virtud de una mujer, lo que el Corán da a entender es que esto fue un don especial concedido a Mariam, mientras que para la mayoría de las mujeres la forma más adecuada para preservar su virtud es dentro del matrimonio.

Related Post